En busca de la tribu perdida

La maternidad es una de esas cosas en la vida que te cambian para siempre. Es lo mejor que te puede pasar en la vida si deseas ser mamá o papá, es una vida caóticamente hermosa, pero que está llena también de muchos momentos de dudas, de miedos y de soledad, mucha soledad.

Por ello es necesario que nos atrevamos a recuperar esa tribu perdida que nos acompañe en esta preciosa pero ardua ta
rea que es criar. Somos seres humanos, somos seres sociales, y no estamos hechos para criar de forma aislada, en pequeñas cajas de cerillas, muchas veces sin ningún apoyo, como en nuestro caso, en pequeños núcleos familiares. Necesitamos a nuestra tribu, a esa tribu poderosa con la que poder compartir nuestros sentimientos, nuestra dudas, nuestras emociones, nuestros momentos y evitar el aislamiento al que estamos sometidos en las sociedades modernas de hoy en día.

Yo encontré mi tribu en los talleres de lactancia de SINA y el Centro de Salud del pueblo en el que vivo y de ahí han ido surgiendo distintas iniciativas para estar juntas, reunirnos con nuestros bebés y disfrutar de la maternidad en grupo. En estos grupos intercambiamos preocupaciones, consejos, vivencias y así todas aprendemos de todas. Son una red de apoyo que tenemos a disposición las madres y padres para cuando la necesitemos.

Ahí es donde te das cuenta que lo que estás viviendo no solo te pasa a ti, te enteras de que los niños no duermen toda la noche (vamos, que tu hijo no es el “rarito” por despertarse mil veces), que no todos comen igual, ni comienzan a caminar o hablar al mismo tiempo, te das cuenta de que hay distintos tipos de crianza, casi todos respetables, y de que no hay soluciones mágicas a los retos que van surgiendo en el día a día.

Mi experiencia ha sido muy positiva y os animo a todas las que estáis ahora embarazadas o acabáis de tener un bebé a que busquéis vuestro grupo o círculo de familias en la zona en la que vivís. Yo he aprendido muchísimo de otras vivencias, he sido más consciente que nunca de las dificultades a las que nos enfrentamos criando en una sociedad tan llena de tabúes, clichés y falsos mitos y he sabido liberarme de ellos. ¡Cuántas veces me habrán dicho que por cogerlo en brazos lo estoy malacostumbrando, que hay que dejarlos llorar, que lo peor que puedo hacer es meterlo  en nuestra cama (colechar), que hay que dar triturados porque no están preparados, que hay que enseñarles a andar, que…!

En estos grupos he conocido a mamás estupendas que, como yo, hemos decidido criar de otra forma y conocernos nos ha hecho sentirnos menos vulnerables.

¿Te animas a buscar el tuyo o a contarnos tu experiencia si ya lo has encontrado? En esta web encontraréis un Directorio de grupos de apoyo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s